Rusia es el segundo país del mundo con mayor cantidad de migrantes laborales. El 8 de julio en el país entró en vigor un decreto que cambia las reglas migratorias para los trabajadores extranjeros. A partir de ahora, estos tendrán que ser registrados en la dirección de su residencia y no en la de su empleador.

El registro es básicamente un documento que el propietario del hospedaje o el empleador le da a su huésped, gracias al cual todo migrante laboral comunica a las autoridades rusas que tiene un lugar donde vivir. Según la ley vigente, los extranjeros no pueden permanecer en el país sin tener un techo bajo el cual hospedarse.

Hasta ahora, los empleadores tenían el derecho de registrar a los empleados extranjeros en su dirección de trabajo. Ahora, los empleadores solo podrán registrar a su empleado extranjero solo si este realmente vive en las instalaciones de la organización. De lo contrario, el trabajador tendrá que ser registrado en su lugar de residencia real, sea un hotel o un apartamento.

l proceso de registro es siempre responsabilidad del anfitrión. Los hoteles u otros centros de alojamiento especializados se encargan totalmente del procedimiento para obtener los papeles de registro de sus huéspedes. En caso de hospedarse en apartamentos, su dueño tiene la responsabilidad de realizar el registro de su inquilino, sea una persona física o una empresa que gestione el apartamento. En caso de hospedarse en una casa particular de un amigo o familiar, entonces es el amigo o familiar quien debe realizar el registro en su dirección particular.

En caso de que el ciudadano extranjero no tenga un registro en Rusia, podrá ser multado por una suma de 2.000 a 5.000 rublos (entre 32 y 80 dólares, según el curso actual), con la posibilidad de ser expulsado del país. En Moscú y San Petersburgo la multa se eleva a entre 5.000 a 7.000 rublos (de 80 a 112 dólares).

Con más de 17 millones de ciudadanos extranjeros en su territorio, Rusia es el segundo país del mundo que más migrantes laborales acogió en 2017. Según las estadísticas del Ministerio del Interior, la cantidad de extranjeros que residían ese año en el país de manera permanente sumó 9,5 millones de personas. Otros 2,6 millones trabajaban en Rusia de manera ilegal.

La mayoría de los migrantes laborales provienen de países de la antigua Unión Soviética, así como de China.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here